Cuando se trata de lograr el equilibrio en la conciliación laboral y personal, palabras y hechos son cosas muy diferentes. No es por falta de intentos, pero con demasiada frecuencia el equilibrio entre la vida laboral y personal se convierte en una promesa vacía. Sin embargo, y más teniendo en cuenta la época en la que nos encontramos, las empresas con el objeto de motivar y retener el talento están teniendo más interés en fomentar políticas que ayuden a conciliar la vida personal, familiar y laboral de sus empleados. Este interés no es solo debido en la necesidad de cumplir la legislación vigente, sino porque los profesionales de los recursos humanos están cada vez más convencidos que es rentable invertir en políticas de conciliación para atraer al personal más preparado, con más talento y experiencia que sin duda ayuda a ganar en productividad y resultados.

En este ámbito, la fundación MásFamilia, lleva desde el año 2003 apostando por la gestión de la conciliación a través de su propio modelo efr (que hace inicialmente referencia los aspectos empresa familiarmente responsable, aunque posteriormente se adapta otros términos) para impulsar a las organizaciones en su afán por ser más competitivas, justas y equilibradas. La fundación ha sido creada y dirigida a aportar soluciones innovadoras y altamente profesionales, como el certificado efr para la protección y apoyo de la familia y especialmente de aquellas con dependencias en su seno.

La norma efr 1000-1 se aplica a las entidades que tienen em su plantilla a más de 250 personas trabajando por cuenta ajena. Esta norma sirve como instrumento de transformación cultural de las grandes organizaciones, busca principalmente medir qué se está haciendo en materia de conciliación y contempla el más exigente y completo nivel de gestión en el modelo efr.

Hace uno meses, MásFamilia ha publicado su edición 5 de esta norma. Uno de los cambios más significativos ha sido su redacción en un tono mucho más directo y compacto. Además, el lenguaje empleado es mucho mas respetuoso en relación a los criterios de no discriminación, inclusión y aceptación de la diversidad de las personas. Otro cambio que hemos podido observar ha sido el ensalzamiento de los valores de flexibilidad, diversidad e inclusión que se desprende a lo largo de todo el documento.

Respecto al modelo efr, se produce una revisión del texto y de los requisitos de los diferentes apartados del documento de forma íntegra, para los que se solicita la participación de las diferentes partes de interés que interactúan con el modelo. Especialmente relevante es la incorporación del elemento “liderazgo y cultura”, ya que, durante toda la norma se percibe el liderazgo como el elemento base capaz de promover una transformación organizacional real. El éxito de este modelo de gestión de la conciliación se basa en el liderazgo.

La norma en su última edición constituye el conjunto de directrices, requisitos y recomendaciones generales aplicables a una organización que desea diseñar, implantar, evaluar y certificar su propio modelo efr de gestión de la conciliación. Esta norma se autodefine como abierta y flexible, pues se trata de un modelo en continua evolución, basado en el aprendizaje y la mejora continua.

Escribe un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

NO TE PIERDAS NADASíguenos en las redes
https://erreese.com/wp-content/uploads/2019/12/CO2_CCR-2018.jpg
https://erreese.com/wp-content/uploads/2019/12/ERRE-ESE-sello-efr_-color.png
NO TE PIERDAS NADASíguenos en las redes
https://erreese.com/wp-content/uploads/2019/12/ERRE-ESE-sello-efr_-color.png
https://erreese.com/wp-content/uploads/2019/12/CO2_CCR-2018.jpg